La estrategia publicitaria es un análisis decisiones y aspectos relacionados con el consumidor o lo que se quiere dar a ofrecer, este análisis se realiza en cinco pasos:

Paso 1: Analiza el producto, servicio o marca.

Paso 2: Define tus objetivos publicitarios.

Los principales objetivos pueden ser:

  • Dar a conocer un producto o servicio
  • Atraer visitas a establecimientos
  • Tener más cobertura
  • comunicar promociones
  • conectar con tus clientes
  • generar lealtad

Indica a qué persona o tipo de persona quieres dirigir tus mensajes

Paso 4: Analiza la promesa básica.

Toda estrategia publicitaria se basa en la promesa de un beneficio para el consumidor. Esta debe ser única, clara, relevante y distintiva. Es lo que ha de quedar en la cabeza del cliente potencial.

Paso 5: Elige el medio adecuado.

Necesitas considerar los formatos que utilizarás en la campaña, por ejemplo si buscas un anuncio gráfico como folletos, auditivo como radio o visual como televisión.

Los expertos de marketing han confirmado que las nuevas experiencias sentimentales, con la ayuda de una comercialización, venden más que el mismo producto. Manejando las emociones de los consumidores se puede lograr que un individuo asocie el consumo de un producto determinado con el agrado y satisfacción.

Esta estrategia es muy útil en la actualidad, la gente normalmente esta estresada o cansada y busca algo con que alegrarse o sentir satisfacción. No se venden, productos si no beneficios, emociones y experiencias.

Lo que proponen las estrategias de marketing emocional es que para dejar huella en el consumidor hay que proporcionar redes estimulantes basadas en el placer y en el bienestar, acompañando al individuo en momentos y situaciones especiales y únicas, o bien, provocar reacciones emocionales de culpa a través de emociones desagradables.