La Inteligencia Emocional En El Trabajo

Agencia de Marketing

La Inteligencia Emocional En El Trabajo

Fundación por a la motivación del recursos humanos

https://bit.ly/2Fghv9T

Daniel G., y Cary C. (2005). Inteligencia emocional en el trabajo: Como seleccionar y mejorar la inteligencia emocional en individuos, grupos y organizaciones. Ed Kairós

“La ira, el resentimiento y los celos no cambian el corazón de los otros, solo cambia el tuyo” -Shannon L. Alder

Se define como una variable de la personalidad que describe la capacidad de percibir, entender y gestionar información emocional propia y ajena.

El concepto de inteligencia emocional deriva de los trabajos en psicología cognitiva de John Mayer y Peter Salovey, pero quien realmente popularizó el término, a costa de despojarlo de su densidad académica inicial, fue Daniel Goleman en su exitoso libro de 1995: Inteligencia emocional.

Goleman amplió la definición inicial extendiéndola a los siguientes factores:

  • Auto conciencia.
  • Auto regulación.
  • Auto motivación.
  • Empatía.
  • Habilidad social.

La inteligencia emocional puede ayudar a:

  • Motivar los equipos.
  • Mejorar la comunicación.
  • Reducir los conflictos interpersonales.

Una vez sabiendo la definición de inteligencia emocional lo relacionaremos con el ámbito laboral y la importancia de esta.

Daniel Goleman y Cary Cherniss mencionan en su libro “Inteligencia emocional en el trabajo: Como seleccionar y mejorar la inteligencia emocional en individuos, grupos y organizaciones”  que un estudio de la Gallup Organization sobre 2 millones de empleados en 700 empresas reveló que el tiempo que un empleado permanece en una empresa y su productividad estarán determinados por su relación con su supervisor inmediato (Zipkin, 2000).

Otro estudio cuantificó este efecto con mayor profundidad. Spherion, una firma de recursos humanos y asesoría de Fort Lauderdale, Florida y Lou Harris Associates, descubrió que sólo el 11% de los empleados que calificaban a sus jefes de excelentes afirmó que probablemente buscarían otro empleo durante el año siguiente. No obstante, el 40% de los que calificaron a sus jefes a la baja afirmó que probablemente renunciarían. En otras palabras, los trabajadores con buenos jefes se muestran cuatro veces menos inclinados a renunciar que aquellos que tienen malos jefes (Zipkin, 2000).

Los más eficaces son aquellos que cuentan con la habilidad de darse cuenta de cómo se sienten sus empleados en su situación laboral y de intervenir con eficacia cuando dichos empleados empiezan a sentirse desanimados o insatisfechos. Los jefes eficaces también son capaces de manejar sus propias emociones, con el resultado de que los empleados confían en ellos y se sienten bien al trabajar a su lado. En pocas palabras, los jefes cuyos empleados se quedan son aquellos que dirigen con inteligencia emocional.

Los mayores desafíos a los que se enfrentan las organizaciones suelen ser las siguientes:

  • Las personas deben afrontar grandes y rápidos cambios.
  • Las personas deben ser más creativas a fin de impulsar la innovación.
  • Las personas deben manejar enormes cantidades de información.
  • La organización necesita aumentar la fidelidad de los clientes.
  • Las personas deben estar más motivadas y comprometidas.
  • Las personas deben trabajar mejor juntas.
  • La organización debe utilizar mejor los talentos especiales disponibles en una fuerza laboral diversa.
  • La organización debe identificar líderes potenciales entre sus filas y prepararlos para ascender.
  • La organización debe identificar y reclutar a los más dotados.
  • La organización debe preparar a las personas para desempeñar puestos en el extranjero.

Y prácticamente en todos los casos, la inteligencia emocional tiene que desempeñar un importante papel a fin de satisfacer esas necesidades.

La inteligencia emocional influye en la eficacia organizativa en varias áreas:

  • Contratación y conservación del empleado
  • Desarrollo de talento
  • Trabajo en equipo
  • Compromiso, estado de ánimo y salud del empleado
  • Innovación
  • Productividad
  • Eficacia
  • Ventas
  • Ingresos
  • Calidad de servicios
  • Clientela fiel
  • Cliente o estudiante resultante

La inteligencia emocional, como señaló Goleman (1995) en su primer libro sobre el tema, emerge sobre todo a través de las relaciones. Al mismo tiempo, la inteligencia emocional afecta a la calidad de esas relaciones.

Es por eso que es de suma importancia saber controlar nuestras emociones para después desarrollar la habilidad de percibir y comprender el impacto emocional de los demás y así estar en un buen ambiente laboral.

Referencias

(2006) La inteligencia emocional .Fundación por a la motivación del recursos humanos. Recuperado de https://factorhuma.org/attachments_secure/article/8301/IE_cast.pdf

Daniel G., y Cary C. (2005). Inteligencia emocional en el trabajo: Como seleccionar y mejorar la inteligencia emocional en individuos, grupos y organizaciones. Ed Kairós